Azúcar y alcohol


Si bien se conocen las migraciones de la caña de azúcar de Nueva Guinea desde el 8000 AC, la primera noticia sobre azúcar de caña como hoy la conocemos es de la India en el 325 antes de Cristo, cuando los soldados de Alejandro el Grande vieron azúcar y caña de azúcar en el valle del Indo.
Se supone que era exprimida para obtener un jugo que se cristalizaba al sol, formando un bloque muy parecido a un enorme terrón de azúcar luego de drenarse las mieles.
El pasaje a Occidente fue bastante lento. En el siglo XV el Infante Don Enrique de Portugal introdujo el cultivo en la isla de Madeira y se construyó una rueda hidráulica y un trapiche, copiado de las prensas de tornillo usadas para extraer aceite de oliva.

Este “primer ingenio” se estableció en 1425 y en 1496 el precio había caído tanto que el rey Manuel I de Portugal se vio obligado a limitar las exportaciones de la isla al continente. Esta situación de exceso global de azúcar no ha cambiado gran cosa en los más de 500 años transcurridos desde entonces. El azúcar sigue siendo un mercado de excedentes, en el que el 85% de la producción mundial se consume en el lugar en el que se produce y el 15% restante es exportado.

La crisis del embargo petrolero de principios de los setenta introdujo una alternativa a la producción azucarera a gran escala: la producción de alcohol combustible a partir de caña de azúcar.

La Argentina cultiva 21 millones de toneladas de caña,  también produce más azúcar que la que consume, y exporta tradicionalmente a países limítrofes.
Adicionalmente, produce alcohol a partir de las melazas agotadas, esto es, fermentando las mieles a las que ya se les extrajo toda la sacarosa (azúcar) posible.

Origen del bioetanol


A principios del año 2007 fue reglamentada la Ley 26.093 de Regulación
y Promoción para la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles que establece que, a partir del 1° de enero de 2010, el gasoil que se consuma en el territorio nacional deberá contener 5% de biodiesel y las naftas un 5% de etanol.

El etanol es lo que todos conocemos como alcohol; es el que se compra
en la farmacia para las heridas, el que se utiliza en varias industrias como solvente,
o forma parte, dependiendo de su calidad, de perfumes y bebidas. Y todos sabemos que es inflamable, ergo, puede ser usado como combustible.

El etanol puede producirse a partir de varias materias primas. Puede obtenerse etanol sintético a partir de petróleo, gas o carbón, pero en general el etanol se obtiene de la fermentación de granos, melazas, frutas, jugo de caña de azúcar,
y su posterior destilación.

Caña de azúcar, materia prima de alta eficiencia


Si bien el alcohol obtenido de cualquiera de estas materias primas
es químicamente idéntico, el costo de producirlo en términos de unidades
de energía es bastante diferente. Por ejemplo, por cada unidad de energía utilizada
en la producción de etanol a partir de maíz, se obtienen 1,5 unidades de energía
en etanol combustible; mientras que por cada unidad de energía empleada
en la producción de etanol a partir de caña de azúcar, se obtienen 9 unidades
de energía. De todas las materias primas, la caña de azúcar es la más eficiente.

La mayor parte del mérito de esta alta eficiencia de la caña de azúcar
le corresponde a la planta misma. La caña convierte mediante fotosíntesis
la energía solar en una gran cantidad de materia, principalmente  fibra, sacarosa
y otros azúcares. Y esto lo hace todos los años, ya que la misma planta
se cosecha y vuelve a crecer, en general durante ciclos de cuatro a ocho años
en que la plantación es renovada.

Subir

El crecimiento de la productividad agrícola (se produce más azúcar que
en el pasado, en una menor superficie) junto con los excedentes sistemáticos
de azúcar en el mercado internacional, excluye a la caña de la discusión energía
vs alimentos.

Rendimiento de la caña de azúcar vs. otros cultivos




Subir

Uso final


El resultado final de la destilación de los productos fermentados (melaza, mosto, etc.) es etanol con agua y una proporción variable de otros elementos (alcoholes como el metanol, fenoles, etc.). El grado de pureza del etanol estará dado por la cantidad y  eficiencia de las columnas rectificadoras y depuradoras que se utilicen. Según sea la calidad (pureza) del etanol, será adquirido para determinado uso. Cabe aclarar aquí que el alcohol anhidro es deshidratado luego de destilado, lo que supone que puede deshidratarse alcohol de diferentes calidades.

La primera diferenciación según su uso es entre alcohol hidratado combustible y alcohol hidratado industrial. El hidratado industrial es de mejor calidad.

 A la vez, el hidratado industrial se divide en industrial propiamente dicho que es utilizado en la producción de tintas, pinturas, solventes, adhesivos, etc.; y alcohol  “otros fines” donde se incluyen las bebidas, perfumes, productos farmacéuticos.

Actualmente más del 70% de la producción mundial de etanol se destina a combustible. El alcohol industrial representa aproximadamente el 20% y las bebidas el 10%. El único cuyo consumo crece es el alcohol combustible, mientras que el consumo del resto permanece constante desde hace más de diez años.

Automóviles con tecnología Flex Fuel funcionan con alcohol hidratado, con nafta mezclada con alcohol anhidro o con nafta sin mezclar, indistintamente y a opción del consumidor.

Cualquier automóvil convencional puede funcionar sin efectos sensibles sobre el motor utilizando naftas mezcladas con alcohol anhidro en proporciones de hasta 25%.

Subir